Sensibilidad en los senos después de una cirugía

El aumento de busto es y ha sido una de las operaciones más populares entre las mujeres a lo largo de los años. Todo mundo está en su derecho de hacerse las modificaciones que crea necesarias. Sin embargo, si es tu caso, debes estar consciente de los riesgos que una operación de esa magnitud implica. Los efectos que tendrá en tu anatomía pueden también tener efectos emocionales.

Acerca de la cirugía

Para comenzar existen dos variantes de la cirugía de seno: la mamoplastia y la maxtopesia. La mamoplatia es una cirugía de carácter estético en la que se aumenta, disminuye y moldea la forma de las mamas. Mientras que la mastopexia es una operación mediante la cual se corrige la caída del seno debido al paso del tiempo, la lactancia y algunos cambios hormonales.

Análisis preoperatorios


Antes de la operación te realizan un perfil clínico para que el equipo de cirujanos conozca tu estado de salud. Y con ello, las posibles complicaciones que podrías presentar durante y después de la cirugía.

Entre los diversos estudios que tendrán que realizarte están la exploración mamaria, un electrocardiograma, prueba de anestesia y ecografías. Así mismo, tu médico y tú decidirán el tamaño y forma de los implantes con base en tus medidas corporales.

Existen dos variantes de implantes: anatómicas y redondas. La más recomendada por los cirujanos es la anatómica, puesto que imita la caída natural del seno. Sin embargo, debes dejarte guiar por tu especialista, él sabrá cual se adapta mejor a tu estructura corporal.


Existen tres vías de inserción de las prótesis mamarias: la vía areolar, la axila y la submamaria. Dependiendo del área por la cual decidan introducir el implante, las terminales nerviosas se verán más o menos afectadas. En consecuencia, la sensibilidad puede disminuir o aumentar tras la operación.

Sin embargo, estas alteraciones son temporales. Recuerda que tu cuerpo sigue en recuperación y con ello todos los sistemas involucrados durante la cirugía. Algunos especialistas dicen que la sensibilidad se verá afectada por lo menos durante seis meses; sin embargo, este tiempo varía dependiendo de la paciente.

Si después de seis meses tu sensibilidad no se presenta, debes informarle a tu médico para que tome las medidas necesarias.

Por ello es importante que tras la operación acudas con tu médico con regularidad para que esté al tanto de cualquier alteración que sientas en tus senos.

Fuente:Yoamoloszapatos.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *